La mano negra era de un empresario

|

La coruñesa por consanguinidad –su padre y su abuelo lo eran– Cristina “Supertatoo” Cifuentes ha roto un silencio que ya duraba un año y medio. Durante ese tiempo su comunicación con el mundo se redujo a los mensajes que colgaba en las redes sociales, en las que, por cierto, estaba bastante activa. Ahora, en una entrevista televisiva, se ha mostrado locuaz y ha asegurado que su dimisión se planificó en el despacho de un empresario. Anda que si se trata del dueño de una cadena de supermercados al que no le cuadraban las cuentas por las pérdidas que sufría por los hurtos de cremas rejuvenecedoras. 

La mano negra era de un empresario