La peculiar bilateralidad de los catalanes

|

Cuando comenzó esta maldita epidemia, Sánchez se hartó de repetir que el virus no entendía de fronteras. Lo hacía como justificación para adoptar el mando único y restar competencias a las autonomías. Sin embargo, ahora parece que este mensaje se ha moderado y lo ha hecho justo en la necesidad que tiene el Gobierno de poder contar con el apoyo de los independentistas catalanes para intentar seguir controlando la situación hasta conseguir la aprobación de los presupuestos. De hecho, tanto es así que ERC está ya negociando directamente con el propio Sánchez el control de la desescalada, algo que ha reconocido el vicepresidente catalán, Pere Aragonés. Ellos no quieren depender del Ministerio de Sanidad. Seguro que lo consiguen.

La peculiar bilateralidad de los catalanes