El alcohol concede el don de lenguas

|

POR aquí uno salta del koruño al gallego e incluso al castellano sin problema. Lo mismo dice Sangenjo que Sanxenxo o que Sanchencho, según que use uno u otro de esos tres idiomas. No hace falta ni tomarse una taza de Ribeiro para agilizar el habla. Sin embargo, no todo el mundo trae de fábrica ese don de lenguas. Investigadores de la Universidad de Maastricht han llegado a la conclusión de que beber ayuda a hablar otros idiomas. Eso sí, no dicen si cuando uno se empeneca con vodka le da al ruso, o si es con champán, al francés. Anda que si Toni Canto se emborracha con queimada y se suelta con el gallego.

El alcohol concede el don de lenguas