Un robo muy singular y de lo más heavy

|

diecisiete toneladas son muchas. Muchísimas como para intentar echárselas al hombro. Y, sin embargo, eso era exactamente lo que pesaban las cadenas que formaban parte de la escultura que representaba el emblema del festival Resurrection Fest y que se llevaron los cacos de su emplazamiento en la explanada que ocupará el evento musical más esperado del año en Galicia, sobre todo por los amantes del heavy. Los agentes encargados de intentar aclarar semejante asalto piensan que se trata de una banda dedicada a la sustracción de chatarra pero no son muy capaces de imaginar como es posible que semejante cantidad de ferro haya desaparecido de su emplazamiento sin que nadie se diera cuenta.

Un robo muy singular y de lo más heavy