XX encuentro de música coral Fonseca

|

Sé que Dios es ubicuo. Está en todas partes. Pero a mí me parece que de forma juguetona ocupa el istmo que unió el tómbolo coruñés a tierra firme. Tal esa calle Juana de Vega donde la brisa o viento permanentes demuestran que Dios pasa al lado nuestro bailando...
También viste de manera informal elegante y seductor. Además la mirada de sus ojos negros, plácidos y bondadosos, serena y conforta el ánimo. Mantiene inmediatez. Sin abandonarnos nunca. “Habrá más alegría en el cielo cuando entre un pecador...”.
Pues estos días, cumpliendo cita anual, pasea la reja de la iglesia de los Jesuitas a las recónditas horas del rico atardecer y nos invita cuatro viernes de mayo/ al “XX encuentro de música coral Fonseca”, presentado por ese incombustible y afanoso melómano Joaquín María García de Dios.
Otra vez un templo religioso convertido en odeón para que los fieles dialoguen con la divinidad a través de la música. Que si no nos hace más inteligentes resulta educadora y permite participar del misterio sublime de los sonidos acordes.
Aquí están las gargantas para conmover de emoción a los oyentes, los directores vocacionales superándose a sí mismos y los acompañantes instrumentales para señalar la polar de perfección contra las paredes del recinto sagrado.
Partituras religiosas, profanas, populares. Ópera, música de cámara, potpurrí de estilos y mezclas. Blues, boleros, beattles, cinema paraíso. Coro Saúde, agrupación En-cantados, Escuela Municipal de Música, Coro Repsol de Madrid, El Eco, El Acorde Secreto, Luctus Tonalis, Cámara de La Coruña, Gaos, Canticorum, Sancta María Maris y Cantábali. Conjuntos corales dirigidos por Juan Brago, Diana Somkhirva, Pablo Carballido del Camino, Nicolás Oviedo, Pedro Martínez Tapia, Daniel G. Artés, Rupert Twine, Julián Jesús Pérez, Fernando Briones y Pablo Méndez Carreira.
Dios es así de sencillo en su grandeza creadora.

 

XX encuentro de música coral Fonseca