LA SANGRÍA DEMOGRÁFICA

Nueva estadística demográfica y nueva bofetada a Galicia. Esta vez a cuenta de la pérdida de hogares, que alcanzará una media anual de mil a partir de 2020. Si el futuro ya se presentaba muy negro, las previsiones del Instituto Galego de Estatística (IGE) hacen que todavía sea más oscuro, pues no se puede olvidar que la proyección de población para el período 2013-2022 pronostica que la comunidad autónoma perderá un 5,3% de sus habitantes, lo que supone 147.151 personas. A la comarca de A Coruña le queda el consuelo de que, según el IGE, experimentará un incremento del 1,47% en el número de hogares, pero ni siquiera esa circunstancia excepcional debe servir para que no se tomen medidas. Y estas deben referirse a Galicia en su conjunto, ya que o se invierte la situación general o la crisis irá cada vez a más; los parches no serían una solución, por lo que crear islas en determinados puntos no serviría para nada. Incluso convendría que el Estado se implicase en la lucha contra la pérdida de población, que no fuese solo la Xunta la que luchase para dar ese vuelco tan necesario. Los incentivos a la natalidad, las ayudas para la compra o el alquiler de viviendas o para cubrir los gastos de escolarización de los niños son, por lo tanto, imprescindibles y el mejor punto de partida para que las previsiones no se cumplan.

LA SANGRÍA DEMOGRÁFICA

Te puede interesar