ALGO SE MUEVE EN TODA ESPAÑA

|

El mismo día en que Espe eructaba sus maledicencias contra la que será alcaldesa de Madrid, aupada por los votos de los ciudadanos cansados de tanta farsa democrática, uno de nuestros pensadores más ilustres –Emilio Lledó, filósofo y ensayistam premio Princesa de Asturias de Comunicación– dejaba esta frase en el diario “El País”: “Ojalá este domingo regrese la decencia”.
Y, al final, don Emilio, poco a poco, va retirándose, por el desagüe, la indecencia de tanto Gürtel, Campeón, Pokémon y otros cientos de escándalos que emporcaron a este viejo país desde Fisterra hasta el cabo de Gata…
El mismo día en que un presidente autista –Rajoy, Mariano– decía que los españoles éramos muchos y muy contentos y que él también estaba contento de que nadie hablara de empleo, miseria, igualdad, justicia social, solidaridad, la OCDE –el organismo para la Cooperación y el Desarrollo que “suelta” euros para un mejor equilibrio entre los pueblos– señalaba que trece comunidades autónomas españoles están entre las más pobres de Europa y alertaba del lastre de la desigualdad en el crecimiento.
Resulta, que en esas mismas fechas (víspera de la convocatoria electoral) nos ofrecen un retrato de esa España que Rajoy no quiere ver y que los suyos ocultan: en índices de igualdad España está de séptima por la cola y en tasa de pobreza en un vergonzoso quinto lugar de una lista que agrupa a un centenar de países…
En este panorama, donde en internet nos “filtran” que entre los seiscientos y muchos consejeros que el Gobierno “acubilla” en Madrid está el hijo de Esperanza Aguirre con un salario de setenta y tantos mil euros y la expareja de Feijóo que cobra 86.500 euros, la hija de Eduardo Zaplana y otros tantos hijos de, hermanos de, primos o la p. m. que los trajo… a vivir de la mamandurria, como diría la lideresa, en esas fechas, insisto, nos llamaron a las urnas..
Y pasó lo que pasó. Un viento nuevo recorrió España y la dignidad se fue colando por cada esquina de la vieja piel de toro…
Y una marea ciudadana, pidiendo pan, trabajo y justicia, se plantó en la calle de una manera forma pacífica para arrastrar a tanta podredumbre.
Y en A Coruña, Pontevedera, Vigo, Compostela, Lugo, Valladolid, Madrid, Valencia, Cataluña, Castilla-La Mancha y en otros muchos lugares una riaada de esperanza, un futuro lleno de ilusiones, emprendió un nuevo camino.
Y el asunto, ciudadanos, es hacer camino al andar.
Hemos resistido. Seguimos en pie y adelante. Algo se mueve.

ALGO SE MUEVE EN TODA ESPAÑA