DECISIÓN CAPRICHOSA

|

La decisión de Navantia de desviar parte de la construcción del flotel de Pemex a Cádiz supone un duro golpe para la Xunta. Feijóo desde el primer momento se implicó en la consecución para el astillero ferrolano de carga de trabajo y para ello no dudó en irse a México, donde sus gestiones terminaron dando su fruto, exiguo pero, al fin y al cabo, consiguiendo ocupar las gradas. Ahora, de nuevo la dirección de la empresa toma una decisión caprichosa que vuelve a perjudicar a los intereses gallegos y de Ferrol.

DECISIÓN CAPRICHOSA