ES OBLIGATORIO GANAR

|

Es la misma canción de toda la temporada después de que, como suele decirse, un clavo tape otro clavo. El Deportivo, ahora de la mano de Víctor Sánchez del Amo, ha sumado un punto en su visita al campo de una Real Sociedad que ha decepcionado, por suerte, para un equipo deportivista que necesita, con suma urgencia, sumar puntos, sumar victorias.
El botín cosechado en San Sebastián es importante, pero el Depor necesita ganar. Es obligatorio ganar. Pocos cambios he notado en el equipo, aunque no puedo negar que la presencia de Manuel Pablo en el once titular me ha causado, de inicio, estupor. No dudo de que el nuevo técnico sabrá mejor que un servidor de quién echar mano cuando las obligaciones, por sanción, lesión etc., obligan a hacer un parche en una línea donde los de Riazor acumulan más sombras que luces. Igual que en el centro del campo y en la zona clave de un equipo: donde hay que hacer goles.
Pienso que en San Sebastián, como sucedió en otros campos, se dejó escapar una gran oportunidad de ganar. El equipo, a pesar de los dos goles, volvió a fallar en lo de siempre: en el remate a puerta. No me puedo explicar cómo se puede fallar tanto frente a la meta rival. También me atrevería a sugerirle al técnico que este Deportivo, con la gente que tiene, no puede jugar con un solo punta. Juegue quien juegue, está destinado al fracaso. A esta plantilla le falta un líder en el centro del campo.
Es cierto que hay que afrontar la Liga con lo que hay, pero no se puede seguir con el mismo rol de la temporada viendo el dividendo positivo tan escaso que se ha alcanzado. Oriol sigue perdido en una zona donde su lucha resulta inútil. Compartir con Toché, por ejemplo, esas labores de acoso a la meta rival puede dar mejores frutos, especialmente en casa.
El murciano, que anotó en este curso cuatro tantos, más uno en Copa, puede dar la vuelta a esta situación. Igual que Lucas Pérez, pichichi del equipo con cinco dianas. Su gol ante la Real fue fruto de una confianza descomunal. Lucas es el ejemplo de lo que quieren los aficionados del Deportivo en el resto de los jugadores, cada uno. Lo malo, lo peor, es que mañana nos visita un Atlético de Madrid muy combativo y provocador. No podemos caer en su trampa. Al loro.

ES OBLIGATORIO GANAR