Una filosofía muy cruel para vacunar

|

el partido conservador británico anda muy revuelto. La falta de un acuerdo para finalizar el Brexit sumada a la caída de su principal valedor, Donald Trump, han terminado por provocar que las aguas bajen revueltas en el partido torie. Por si eso no fuera suficiente, la formación se debate ahora sobre el protocolo que se debe seguir a la hora de vacunar a la población. De un lado están los que consideran que, como es normal, deben tener preferencia en el acceso al medicamento los miembros de los grupos de riesgo, además de esos trabajadores de sectores fundamentales, como sanitarios o agentes de polícia. Sin embargo, frente a esta opción, la más razonable, ha surgido una corriente entre los conservadores que apuesta por vacunar a los jóvenes como una garantía de que no se detenga la economía. De los más débiles se olvidan y, si se quedan por el camino, pues problema suyo.

Una filosofía muy cruel para vacunar