LA OTRA LECTURA DE UN TRASLADO

|

El acuerdo suscrito por Repsol y el Puerto significa más que el traslado de la terminal petrolera a punta Langosteira. De un lado, la desaparición de las instalaciones supone también la desaparición del tráfico de grandes petroleros por el interior de la ría de A Coruña. A todos les suenan por desgracia nombres como el del “Mar Egeo” o antes el “Urquiola”, ambos buques hundidos en el medio de la ría con el peligro que eso supuso para toda la población. Pero, además, también se puede entender como el espaldarazo definitivo al Puerto Exterior, justo en un momento en el que se oyen voces interesadas que insisten en que nunca será viable. Lo curioso es que una empresa de la experiencia de Repsol no tiene la más mínima duda en apostar por punta Langosteira para su expansión aunque aún haya quien tenga algo que decir.

LA OTRA LECTURA DE UN TRASLADO