VEINTICINCO AÑOS MÁS TARDE

|

El acto celebrado ayer para conmemorar el vigésimo quinto aniversario del nacimiento de la Universidad tuvo tres protagonistas principales: el presidente de la Xunta, el rector y el presidente del Consello Social. Sin embargo, el papel estelar correspondió, como es lógico, a la propia institución académica, en cuyas aulas se formaron a lo largo de ese cuarto de siglo más de 70.000 jóvenes. El balance de los 25 años de vida de la entidad docente es muy positivo, pero a lo largo de ese tiempo la sociedad ha sufrido una transformación brutal, a la que la Universidad no ha sabido adaptarse por completo, en especial en lo relativo al apartado económico, en el que tiene que hacerse atractiva a la inversión privada. 

VEINTICINCO AÑOS MÁS TARDE