LA VIGILANCIA PRIVADA Y EL COMERCIO

|

Los comerciantes coruñeses no parecen dispuestos a aprovecharse de las posibilidades que les brinda la ley de seguridad privada, puesto que, tal y como reconocen los portavoces de varias asociaciones, no entra en sus planes contratar vigilantes. Por supuesto que están en su derecho de no hacerlo, ya que la nueva normativa les concede el derecho a contar con esos agentes en sus negocios, pero no les impone la obligación de que lo hagan. Sin embargo, su renuncia no casa muy bien con la insistencia que mostraron durante tanto tiempo en que se recuperase la figura del sereno. Lo mejor será, por lo tanto, dejar que vaya pasando el tiempo para ver cuál es la estrategia que adopta cada zona comercial.

LA VIGILANCIA PRIVADA Y EL COMERCIO