La supersónica vida de Macron

|

SI a Macron le hubiese dado por las carreras de 100 metros, Usain nunca hubiese pasado de ser un segundón. Lleva prácticamente un par de días como presidente de Francia y ya le han dimitido dos ministros, el de Justicia y la de Relaciones con Europa. Ambos por presuntas contrataciones ficticias de los asistentes de varios parlamentarios de su partido. Eso de colocar a los amigos no suena muy lejano, ¿no? A ver si en cuestiones de chorizos los Pirineos no separan sino que unen a Francia y España. Aún van a acabar diciendo que Rafa Nadal es el deportista más limpio del mundo y que nunca se dopó. FOTO: Emmanuel Macron | aec  

La supersónica vida de Macron