La política real y virtual

|


EL año va a finalizar con ninguna promesa cumplida por el Concello ferrolano. Han sido muchos los vecinos que se acercaron hasta el palacio municipal a exponer sus quejas, pero nada, los residentes en San Xurxo tendrán que seguir aguantando los baches de mil y una carreteras. Eso de reparar vías públicas ya era algo olvidado, pero las fochancas vuelven a adornar la zona rural como hace veinte años. Y es que los políticos siguen hablando de Ferrol como la ciudad, sin tener en cuenta los barrios y mucho menos la zona rural, esas localidades a las que se va los fines de semana a sacar fotos para colgarlas en las redes sociales y esperar el I Like que tanto les gusta. La política real y la virtual son cosas distintas, algo difícil de entender.

La política real y virtual