La conspiración y su teoría

|

La teoría de la conspiración es una ingenuidad que no debemos permitirnos, no es sino una maldad a sumar a las maldades de los terribles. Actitud crítica que lejos de debilitarlos los alienta y acredita. Porque los seres de maldad buscan en estas teorías atarnos al miedo despojándonos de la valentía personal y la responsabilidad social de honrar y defender los derechos y libertades que nos son inherentes y esos otros logros sociales que equilibran nuestro mundo en común, toda esa arquitectura de divinas palabras y firmes convicciones que nos permiten crecer en lo individual y medrar en lo social.

Las nuevas dictaduras nacen en el seno de las democracias, sus armas son la desinformación y el miedo. Y lo hacen de la mano de personajes que no tienen la necesidad o el coraje de romper la democracia; seres débiles para enfrentarse a nuestra respuesta, por eso eligen debilitarnos en el arrojo democrático. Hago está afirmación al constatar que en respuesta a sus manejos y en defensa de los ofendidos y engañados respondemos recortando derechos y libertades, no deberíamos hacerlo, se impone luchar contra la estupidez de los creyentes y no convertirnos en sus rehenes. Para ese logro debemos abandonar tan perversa inocencia y plantar cara a los terribles achicando sus espacios, no los nuestros. Siempre va a haber quien desee manipularnos y engañarnos, lo que no podemos consentir es que lo hagan de nuestra propia mano.

La conspiración y su teoría