LA LETRA PEQUEÑA

|

Este periódico se preguntaba en un editorial –titulado “Cuestión de interpretaciones”– cómo es posible que los Presupuestos Generales, que al fin y al cabo son números, originen opiniones divergentes.

Pues ¡por la letra pequeña!, las trampas y engaños… Así cuando se dice que Galicia es la tercera comunidad que más inversión estatal recibirá en 2013, es cierto… pero es verdad, también, que verá reducida la asignación en un 23,27%… Y es verdad, además, que la partida para agricultura cae un 9,4% y la compensación interterritorial baja un 20%... Por eso mientras la Xunta destaca el esfuerzo del Ejecutivo de Rajoy la oposición pone el acento en que abandonan al sector ganadero y productivo y auguran, más paro y depresión económica.

Pero, siguiendo las recomendaciones del editorialista, sigamos con los números: suben las pensiones un 1% mientras la inflación lo hizo el 3,5% con lo que en realidad los pensionistas pierden dinero.

El gasto en paro cae más del 6% por efecto de los recortes y el fin de las prestaciones (desde febrero se suprimen los 400 euros a los parados sin ingresos) y las becas y ayudas a los estudiantes finalmente caerán un 3,8%; sigue la congelación de sueldos y de plazas en la administración con lo que habrá menos médicos, jueces, maestros, policías etc., y peor pagados… lo que supone peor servicio al ciudadano.

Pero para que no piensen se suspende también la dotación presupuestaria a distintas organizaciones entre ellas, ¡como no!, a la exhumación de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista, llamada Ley de la Memoria Histórica. Y en un acto reflejo de aquella frase (“cuando hablan de cultura saco la pistola”) las subvenciones a la cultura se reducirán un 50% y hay un tijeretazo del 16% a la inversión a las autonomías a la vez que se les recortan un 12% las transferencias.

Tal como está la calle hace falta aumentar una partida: los fondos reservados del Centro Nacional de Inteligencia que van a crecer un 11% y Rajoy volverá a ganar el mismo dinero que el año pasado con lo que puede repetir la marca de whisky, jamón y puros que acostumbra.

Recuerden a Jenaro: “Si me engañas unha vez que te leve o demo, pero si son máis que me leve a min por parvo”.

LA LETRA PEQUEÑA