POCA DISPOSICIÓN

|

Solo uno de los veinte residentes actuales en Penamoa reconoce que está dispuesto a cumplir la orden de abandonar el poblado en el plazo establecido legalmente. La proporción es, por lo tanto, muy baja, lo que obliga a tomar las medidas oportunas para que se haga efectiva la decisión del juez, es decir, habrá que explicar a los afectados la responsabilidad en la que incurrirán si no acatan lo dispuesto en la resolución del magistrado encargado del caso. Después, una vez que haya quedado desalojada la zona, será preciso activar el dispositivo de vigilancia que impida el regreso de los chabolistas, para que así se pueda afirmar con razón que Penamoa ya es historia.

POCA DISPOSICIÓN