Ábalos desvela que Sánchez nunca pensó en las urnas

|

A César Luena no lo conocía nadie cuando Pedro “La Sonrisa” Sánchez lo adoptó como perro de presa y lo nombró secretario de Organización. A los dos días, sin embargo, ya lo conocía todo el mundo gracias a su oferta de montar una pasantía para dar clases de democracia interna a todos los partidos. Los críticos teatrales estaban asombrados de sus dotes para la comedia y se lamentaban de que hubiese preferido la política a las tablas. Otro tanto ocurría con José Luis Ábalos, un perfecto desconocido hasta que Sánchez lo puso al frente de la jauría. A partir de entonces inició una brillante carrera, propia de una estrella del canódromo, y ouvea que da medo. Lo malo es que a veces se va del pico y confiesa secretos que nunca debieran salir de la alcoba, como que su jefe quiso gobernar desde el principio. Lo sabido, que nunca pensó en convocar elecciones.

Ábalos desvela que Sánchez nunca pensó en las urnas