10.800 euros por saltarse el confinamiento

|

Los alemanes y los austríacos no se andan con pamplinas y si tienen que imponer sanciones ejemplares lo hacen sin que les tiemble el pulso. A una mujer le han caído 10.800 euros de multa por saltarse el confinamiento. La infractora, una alemana de 54 años que vive en el Tirol austríaco, debía confinarse en su casa tras dar positivo, lo que en Austria y en Alemania significa no salir de casa, ni siquiera para comprar alimentos o medicinas. La pillaron yendo a la compra y la enviaron un día a prisión. Pero no escarmentó, bajó al parque, se lesionó y se fue en taxi al hospital. Multa por reincidente y amonestación que terminará en privación de libertad si repite este comportamiento. Como para pensárselo.

10.800 euros por saltarse el confinamiento