LA CRISIS QUE VIVE LA CIUDAD VIEJA

|

El Ayuntamiento tiene una tarea pendiente en la Ciduad Vieja. El consistorio tiene que buscar el modo de conseguir no solo rejuvenecer al barrio sino que, además, debe lograr que la zona se convierta en atractiva para que haya quien monte en ella su negocio. Más de la mitad de los bajos existentes en el casco histórico aptos para acoger algún tipo de establecimiento comercial están vacíos. Es evidente que parte de la culpa de esta desoladora situación hay que achacársela a la crisis que padece España. Aun así, sería un grave error no intentar buscar otras razones en la falta de alicientes para los empresarios, puesto que la falta de negocios no es algo nuevo en la Ciudad Vieja. Es muy posible que la entrada en funcionamiento del aparcamiento subterráneo de O Parrote sirva para que algo se empiece a mover en un barrio que necesita con urgencia una inyección de vida.

LA CRISIS QUE VIVE LA CIUDAD VIEJA