La estética y el color son racistas

|

Vanity Fair España anda a la caza de una nueva directora de moda –o director, que a ver por qué no puede ocupar el puesto un hombre–. Beatriz Moreno de la Cova ha salido volando por un comentario en Instagram: “No soy racista, pero es que a todas las chinas las veo iguales y a las negras también y a las blancas también”. La compañía editora de la revista ha alegado para despedirla que como empresa tiene tolerancia cero con el racismo. Buena razón, pero posiblemente no sea la única, pues que una publicación de esas características tenga una directora de moda con semejantes carencias estético-cromáticas es  terrible.

La estética y el color son racistas