Pásalo

|

¿Está este Gobierno loco? ¿Se le ha inoculado el virus de Bush, el virus que inventa realidades? Bush solía afirmar que la guerra de Afganistán ya había acabado, que había democratizado Irak y que el Katrina era inevitable, etc. Y el mundo solo ha empeorado. No de otra manera se pueden entender las declaraciones de Rajoy cuando afirmó que España es un gran país porque vienen muchos turistas o muchos estudiantes de Erasmus; o cuando Pons afirma que gracias al PP España está libre de la corrupción y es el garante de su unidad. También podríamos añadir cualquier declaración de Cospedal y su atropelladas y perífrasis intraducibles.
Hubo en el año 1993 un primer ministro de Mitterrand, Pierre Bárégevoy, que se suicidó. Se suicidó porque alguien lo acusó de haber aceptado un préstamo, el equivalente a veinte millones de pesetas, sin intereses, de un empresario. El préstamo era para pagar un piso. Se suicidó el Primero de Mayo como símbolo de que ya nada es lo que era. “Reconozco que he cometido una torpeza, pero no una deshonestidad”. En este saqueo en el que se ha convertido España a nuestro presidente solo se le ocurre ironizar; ironía que inocula a todo su Gobierno para hacernos creer que después de todo lo que ha pasado y está pasando, España es grande porque vienen turistas y erasmus y el español es un gran idioma. ¡Qué fácil era todo!
“Entretanto, males con siglos de antigüedad resurgen con vestimenta moderna; paro masivo, y esta vez crónico; analfabetismo urbano; empobrecimiento imposible; ratería; marginación de ancianos y de los enfermos; la ciudad como inferno” (J. Berger). Palabras escritas en 1993 y parecen escritas ayer. Mientras Rajoy nos habla como si estuviésemos en un manicomio. El ejemplo de Pierre Bárégevoy, que tuvo que enfrentarse a un golpe de mezquindad, tenía que fructificar para llegar a ser un país grande, si no suicidarse, que nadie pide un acto tan trágico, al menos, dimitir. ¿Nuestro Gobierno está loco? ¿Y nosotros? Pásalo.

Pásalo