La estadística y la buena sensación

|

el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, lo tiene fácil a la hora de restar importancia a las olas de robos que, de cuando en cuando, sufren las ciudades gallegas. Él, como antes sus antecesores, echa mano de la estadística y demuestra con números que por ahora, Galicia no es el Bronx y ni se le parece. Es cierto que Galicia es una comunidad tranquila, y que las tasas de delincuencia distan mucho de acercarse a las que se pueden producir en otros puntos como Madrid o Barcelona. Sin embargo, también es cierto que cada vez que se produce uno de estos asaltos, a una vivienda, por ejemplo, y los vecinos se enteran, ellos también se sienten violentados por los cacos. Tal vez, y esto es solo una idea, si la presencia policial fuera mayor en las calles, si los ciudadanos vieran, de cuando en cuando, a un agente pasando ante su portal, eso sería suficiente para que los ánimos se calmaran. ¿Cuánto tiempo hace que no ven a un agente de la Policía Nacional paseando por la calle?

La estadística y la buena sensación