Un plan tenístico para el Deportivo

|

EL Deportivo, que no anda sobrado de victorias –más bien anda muy escaso de ellas– no haría mal en imitar al tenista alemán Mischa Zverev para no salir de los campos derrotado con tanta frecuencia. Zverev, de 32 años y número 291 del mundo, se enfrentaba a Istomin en el torneo de Estambul. Tras ganar el primer set, perdió el segundo en el tie break, consultó el reloj y comprobó que aquello se prolongaba demasiado. Se acercó al árbitro y le comunicó que se marchaba porque si no llegaría tarde a la fase previa de otro torneo. Si lo hacen los blanquiazules saldrán de campo con un empate. Y ya lo dijo Arsenio: “Un puntiño es un puntiño”. 

Un plan tenístico para el Deportivo