Todo es una campaña de márketing

|

Después de que no dejen de aparecer casos de alcaldes, cargos de administraciones autonómicas, directores de centros sanitarios, amigos y familia que se saltan el orden establecido para vacunarse contra el coronavirus está cada vez más claro que esto solo puede ser una campaña de márketing para que toda la población se anime a recibir el pinchazo. Si es que evidente: a la mayoría que le mueve, la envidia. Basta que el de al lado tenga algo que nosotros jamás querríamos para que nos entre un ansia loca por no ser menos que él. Y no digan que no, que todos sabemos que al menos la mitad de la lotería de Navidad que compran es solo para evitar que le pueda tocar a su compañero de trabajo, a su cuñado o a su suegra y a ustedes no. Pues con esto pasa lo mismo, en vista de que había ciertas reticencias de los españoles a vacunarse, se han montado esto de colarse para que todos quieran estar en la lista. Una genialidad.

Todo es una campaña de márketing