La realidad de siempre sorprende a Ana Pontón

|

Es evidente que la entronización de Ana Pontón como bloqueira mayor supuso un cambio descomunal. Al fin una mujer tomó las riendas de una formación que siempre se presentó como progresista, pero que no permitía que as femias pasasen del segundo escalón. O cumio estaba reservado para os homes. Pontón se curró el ascenso con muchos años de trabajo, o sea, es una bloqueira pata negra, pero el problema del Beneguai no está en el envoltorio, sino en lo que hay en el interior del paquete. Mientras la UPG siga controlándolo todo –Pontón es upegalla– no hay nada que hacer, porque la vida interna se desarrolla en un mundo ficticio. La prueba está en que la voceira denuncia la “estafa” que supone que los diputados gallegos se olviden de Galicia en la negociación de la investidura... Pues como ha ocurrido durante toda la vida de Dios.

La realidad de siempre sorprende a Ana Pontón