Otra trapallada de los tiempos de Esperanza Aguirre

|

A Esperanza “Metomentodo” Aguirre le costó retirarse más que a un torero. Mientras amagaba y no daba, se metía efectivamente en todo, menos en lo que tenía que meterse y así le montaron puerta con puerta con su despacho una charcutería fina en cuyos ganchos colgaban chorizos con trajes de corte italiano. Blandía una espada flamígera y vestía una túnica blanca que la mantenía a años luz de la corrupción, pero, ¡ay, amigo!, poco a poco le van salpicando las trapalladas. La unidad de la Guardia Civil que investiga la presunta caja B del PP de Madrid ha concluido que el Gobierno de la lideresa amañó contratos para pagar la campaña de las autonómicas de 2011. El atestado ya ha sido incorporado al sumario de la operación Púnica. Ya ni va a poder ser candidata de Vox.

Otra trapallada de los tiempos de Esperanza Aguirre