EN UN GRAVE PELIGRO

|

Al margen de que haya quien recurra a la reprobable táctica de tratar de sacar rédito político de los incendios forestales, no cabe duda de que el verano que se avecina será muy complicado en la lucha contra el fuego. Tanto un técnico, el delegado de la Agencia de Meteorología, como un jurista, el fiscal de Medio Ambiente, coinciden en que las actuales condiciones de sequía disparan los niveles de peligro, lo que supone que habrá que extremar las precauciones. Por muy amplio que sea el despliegue de medios preventivos, si los ciudadanos se descuidan y no mantienen un nivel de atención exquisito será imposible evitar que las llamas se lleven por delante una de las mayores riquezas con las que cuenta Galicia.

EN UN GRAVE PELIGRO