CÁRITAS Y MONTORO

|

Entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro y la benemérita Cáritas hay una diferencia abismal: en tanto que el ministro cobra mensualmente una pasta gansa por despistar habitualmente al país entero, Cáritas –diocesana, parroquial y lo que ustedes quieran– en la persona de sus cristianos y desinteresados directivos no cobra un euro por prestar servicios a sus necesitados semejantes, aun a riesgo de desembolsar dinero de su peculio particular y de regalar todo el tiempo del mundo para ayudar a paliar las miserias de los más necesitados. Que son legión, mal que le pese al fantasmal ministro de los tristes destinos. Por ello, y por muchos más, damos todo el crédito del mundo a los informes de Cáritas sobre la pobreza de los españoles y afirmamos que no sólo son reales sino que en gran número de ocasiones se quedan cortos.
Y el ministro tenía una ocasión de oro de estar más guapo si hubiera estado callado. Cáritas no solo no provoca debates, sino que lanza a la consideración de los españoles verdades como puños. Pero ¿cómo se atreve el ministro a decir que los datos esgrimidos por Cáritas son de contenido estadístico? ¿Es que no es capaz de ver, palpar, compartir y ya no digo sufrir, porque parece incapaz de tener caridad cristina, los sinsabores de muchos padres para dar de cenar a sus hijos y que estos niños se van a la cama con hambre? ¿Es que no han leído los lamentos de muchos profesores que gritan que sus alumnos se adormecen en clase por debilidad?
Ya quisiera el ministro realizar –a escala de gobierno– la décima parte de acciones beneméritas que hace Cáritas en una función social y cristina vital y de amor fraterno. Cáritas sigue el precepto evangélico “no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha”. Pero en el caso del ministro parece que está ciego y manco en materia de ayuda. Ahora me explico por qué el Gobierno de Rajoy está cayendo en picado en el criterio de la opinión pública española. Y es que con declaraciones públicas como la de Montoro la estimación sobre el Partido Popular se va a tomar por retambulfa.

CÁRITAS Y MONTORO