Unos que no se cansan de perder

|

Pero qué cansinos son los afines a Donald Trump. Tanto como él o incluso más, y mira que es difícil. Una cosa es que no capten las indirectas –dice el entorno del futuro expresidente de EEUU que este no era precisamente un cerebro privilegiado– y otra, que sigan sin entender que las elecciones fueron perfectamente legales y ellos las perdieron. Han debido de perder también la cuenta de las demandas para tratar de arrebatarle el triunfo a Joe Biden que les han rechazado. La última, una jugada a la desesperada –poco más les queda por hacer– para otorgar al todavía vicepresidente, Mike Pence, poder para que, como presidente del Senado, decidiese qué votos del Colegio Electoral eran válidos y cuáles no y así mantener a Trump en el poder. Tan descabellado que el propio Pence había pedido al tribunal que rechazase el caso. Menos mal que el miércoles acaba todo. O no.

Unos que no se cansan de perder