Cartabia nada en la piscina de Riazor mejor que nadie

|

Fede Cartabia no tiene pinta de marinero del Gran Sol; ni tampoco parece capacitado para figurar en el reparto de una versión “Moby Dick” salida de la factoría Disney. Más bien parece un gondolero que navega por los tranquilos canales de Venecia. Si las rayas de la camiseta del Deportivo fuesen horizontales en vez de verticales no habría la más mínima duda. En el agua se maneja con mucha soltura. Lo demostró el sábado en el partido contra Osasuna; Riazor era casi una piscina donde cada vez resultaba más difícil hacer pie, pero el argentino se movía como nadie. No solo huía del patadón, sino que jugaba la pelota con sentido e incluso daba los pases de los goles blanquiazules. Quienes aseguran que esta temporada es el futbolista de referencia del Deportivo se sentían plenamente refrendados. Si no se lesionase con tanta frecuencia... Por cierto, en medio de la tromba de agua se intuyó a Rubén en la portería visitante; no lo hizo nada mal, paró casi todos los balones que le llegaban. ¡Qué pena que el invierno pasado fuese tan seco!

Cartabia nada en la piscina de Riazor mejor que nadie