Bescansa recurre a la diáspora para mallar en Tone

|

TONE Gómez-Reino, el pijo coruñés que para ocultar su pasado firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, no debe ver nada claro que vaya a ser el vicario de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias na terra. Cualquier argumento le vale para mallar en Carolina Bescansa, a la burguesa compostelana a la que le dio por pintar de aburrido morado una vida que iba a estar llena de colores vivos. Ahora le ha dado por presumir de que él vive en A Coruña “con agenda en el Congreso y en Galicia”, mientras que su rival lleva un feixe de anos residiendo en la villa y corte. Bescansa será ya medio mesetaria, pero la retranca la conserva intacta, porque su respuesta ha sido fichar a Raimundo Viejo, vigués de familia galeguista de toda la vida, pero arraigado en Barcelona, por donde es diputado... Como buen gallego vuelve a la aldea por las fiestas.

Bescansa recurre a la diáspora para mallar en Tone