La traición a Pablo Iglesias

|


PODEMOS presume de ser el heredero de aquel movimiento heterogéneo que era el 15-M. Bajo aquella sigla se agruparon decenas de miles de ciudadanos que demostraban ocupando plazas y espacios públicos su hartazgo de la política tradicional. Ahora, Pablo Iglesias y los suyos se han arrogado este papel y muestran su inconformismo llevando camisetas con eslóganes revolucionarios en el Parlamento y recogiendo su nómina cada final de mes. Sin embargo, la formación morada está demostrando su debilidad precisamente por una de sus características más definitorias, que es la de ser una amalgama de sensibilidades. Un peso importante en la formación lo tienen los anticapitalistas y parece que están dispuestos a disputar la supremacía del partido al mismísimo Iglesias, que se siente traicionado. Hasta tienen ya una lideresa y, oh casualidad, andaluza, Teresa Rodríguez.

La traición a Pablo Iglesias