El don de lenguas sobrevuela el palacio municipal

|

EN el palacio municipal habrá concejales que sean de Papá Noel, otros que prefieran a los Reyes Magos e incluso seguro que el favorito de alguno es el Apalpador, que, por cierto, en determinadas casas debería dejar un buen cargamento de castañas, porque hay quien no va muy sobrad@ de kilos; como también hay quien va poco sobrad@ de idiomas. Salir por ahí y tener que recurrir al traductor del móvil o hacerse entender por señas no queda bien y en esa situación se han visto tanto los mareantes en uno de los muchos erasmus con los que les agasaja el alcalde como los concejales de la oposición. Sin embargo, están de enhorabuena, pues el Centro de Lenguas les ofrece un bono para que aprendan algo de portugués, francés, ingles, italiano o alemán. No se trata de que el salón de plenos parezca la torre de Babel, pero darle mejor a la lengua no está mal.

El don de lenguas sobrevuela el palacio municipal