El cambio en el Depor es real: los jugadores ya pueden confraternizar

|

Germán Lux, exportero del Deportivo y reputado parrillero que llegó a tener cocina en Abegondo, firmó en el verano de 2017 por el River Plate, el equipo de sus amores, y sus útiles de chef quedaron arrumbados en El Mundo del Fútbol. Se estaban oxidando y con la precariedad económica del club parecía imposible que no acabasen en la ferranchina. Pero se ha producido el milagro. Ha habido churrascada. La plantilla y los técnicos celebraron una comida de confraternidad, todo un imposible metafísico la temporada pasada, no porque los jugadores quisiesen guardar la línea, sino porque la confraternidad tenía prohibida la entrada en el vestuario. Algo se ha ganado; en Segunda, pero algo se ha ganado. Por cierto, Fede Cartabia debutó en los fogones; si la telegaita monta un Master Chef VIP, ya tiene un candidato a concursante.

El cambio en el Depor es real: los jugadores ya pueden confraternizar