El futuro de Babel

|


TANO, que así se llama el lateral derecho de Osasuna, respiró aliviado cuando vio el cartel que anunciaba la sustitución de Babel, que fixera del un pandeiro. Incluso estuvo tentado de ir a darle un abrazo de agradecimiento a Garitano, pero el entrenador poco caso le hubiese hecho, pues, como él mismo reconoció, estaba a punto de sumarse a los cánticos del estadio pidiéndole al holandés que se quedase en el Deportivo. El deseo de la afición está claro; el del técnico, también, incluso el de la directiva, pero los futbolistas tienen representante, que suelen mandar más que los propios jugadores.

El futuro de Babel