Mariano marxista

|

En reciente tertulia de laSexta, y después que Marhuenda –uno de los más fieles escuderos de Mariano, al que sirvió durante años y con buen lucro– culpara de todos los males que aquejan al PP (caída en picado en las encuestas, cabreo entre sus propios por el cambio de criterio en el asunto del aborto etc.) al consejero aúlico de Rajoy, Arriola y, ya puestos, a su mujer, a los que acusó de “marxistas con el bolsillo lleno”, otro de los contertulios nos dio la auténtica sorpresa: Mariano es seguidor, entusiasta, de Marx.
Ante el regocijo de unos y el asombro de otros, puntualizo: de Marx. De Groucho Marx. Y añadió: “¿Recordáis la frase de estos son mis principios pero si no le interesan, aquí tengo otros?”.
Pues Mariano, igual. Quiere ganar las elecciones y por ello y para ello está dispuesto a cambiar sus principios ¿Qué las encuestas de Arriola dicen que guarde en el cajón la ley del aborto? Pues se guarda, no perdamos las elecciones por una cosa así. Y lo mismo vale para la elección de alcaldes y si hace falta nos enrocamos en la ley de los partidos judiciales y, ahora que pasó el chaparrón, seguiremos con los indultos, con la supresión de los derechos civiles y laborales y si hace falta vendrá otra amnistía… Y es que ¿si nuestras políticas no valen para que ganemos… para qué coño valen?
Vale. Ya llegó al mismo camino que millones de ciudadanos que, desde el minuto de partido, cuando confundían España con los españoles y el dinero de la banca con el de los banqueros y repartieron las joyas de la corona entre sus verdaderos padrinos (hospitales, colegios concertados, gran patronal, registradores y un amplio etcétera que se ve desde lejos) ahora hay que ir alicatando el edificio con otros materiales: el miedo, por ejemplo, y por eso se repite desde todas las terminales que sostienen al Gobierno lo de “que vienen los rojos”, que se prepara “otro frente popular” y no añaden que “los malos nos quitarán las vacas”, pues entre Cañete y las grandes áreas comerciales ya las ha ordeñado y no sirven para nada.
Así que en principios y cuentas (la justicia pide al PP las de Coruña, Lugo, Ourense, Santiago y Ferrol) el PP tiene para todos. De todas clases. Las que convengan en cada momento.
Como Marx, don Groucho.

Mariano marxista