:::: SABADO ::::

 Cuando los pensionistas no recogen los medicamentos

EL Sergas ha tenido que salir al paso de una deficiente cosecha de datos sobre la incidencia del copago en el abandono de tratamientos farmacológicos por parte de pensionistas, porque su menguada paga no les permite abonar los medicamentos prescritos por los médicos. Los socialistas, muy pendientes de le evolución estadística del asunto, están seguros de que ese 19% de los pacientes que no retiran los fármacos no tienen medios económicos para abonar la tasa que se les pide. Y exhiben un informe que señala que, a los diez meses de implantarse el sistema, el volumen de recetas no recogidas por los usuarios creció el 24% en Galicia. Ante la elevada cuantía del porcentaje y la alarma sanitaria consiguiente, la Xunta aclara que el 16,5% del colectivo exento totalmente de copago tampoco acude a las farmacias a retirar su digitalizado recetario. Un enigma sanitario que previene acerca de una excesiva medicación o de un rutinario y preocupante desinterés de los pacientes por mejorar su salud.

 Los enigmas de la interrumpibilidad eléctrica

FEIJÓO, Besteiro, Conde, sindicatos, futbolistas… dedican palabras solidarias al anunciado conflicto de Alcoa por culpa de la interrumpibilidad eléctrica, que, pese al oscurantismo etimológico que entraña, significa que los grandes consumidores pueden disponer de energía más barata si están dispuestos a desconectarse de la red si existe una sobrecarga o falta generación. A la espera de que el delegado del Gobierno complete el guion con unas manifestaciones sobre el entuerto, se aprecia que el móvil del titular de la Xunta echa humo por el trasiego de llamadas a Madrid y a la dirección de la factoría. El ministro de Industria se mueve en dirección contraria al cupo de fraternidades laborales y culpa a la empresa de no bajar los precios ofertados en la última puja y de hacer chantaje con el aviso de que cerrará las fábricas de A Coruña y Avilés. Anunció que antes de fin de año habrá una subasta y confía en que Alcoa puje en condiciones similares a como lo hizo en Gijón, donde obtuvo casi todos los bloques a que aspiraba. No es la primera vez que escuchamos esas alusiones a la presión que impone Alcoa. El BNG mantiene en su dual discurso que las exigencias de la empresa son coercitivas, pero exige al Gobierno que solvente la situación. La plantilla, acuciada por la intranquilidad, se moviliza y muestra su enfado con amagos de folga y barricadas de fuego.

 El alcalde de Santiago cambia de chaqueta

CUANDO el actual alcalde de Santiago era conselleiro, reclamaba coordinación de los tres aeropuertos gallegos, para convertirlos en un único destino, y criticaba la “irresponsabilidad” de otorgar subvenciones municipales a las compañías de bajo coste. Ahora ha cambiado de chaqueta y acaba de negociar con Vueling que abrirá tres rutas con Lavacolla.

 De Menéndez Pidal a Darío Villanueva

PARABIENES unánimes para Darío Villanueva, elegido director de la Real Academia Española. Es el segundo gallego que está al frente de la docta institución. El primero fue el coruñés Ramón Menéndez Pidal, que ocupó el cargo en dos largos períodos. La obra de este insigne polígrafo no ha tenido la acogida que merecía por consideraciones de índole política. Estamos seguros que los conocimientos humanísticos y la excelente preparación enciclopédica de Villanueva, permitirán un largo mandato y numerosas adhesiones profesionales. En Vilalba, berce de Fraga, Rouco Varela y Villanueva, convocan a fiesta popular.

 Carolina Bescansa no descansa

LA fontanería personal de Feijóo y los albañiles temporales de Besteiro tendrán que acelerar la agenda para que ambos ocupen a diario espacios en el telexornal e igualen las apariciones de Carolina Bescansa, la analista gallega de Podemos, que entrega titulares en cada aparición pública y sale indemne de preguntas capciosas, que no rechaza, a base de dar su opinión y desconocer cuál es la del partido. Así, se muestra proclive a que se concluya el AVE gallego, pese a que el programa de Pablo Iglesias anuncia una moratoria para las grandes obras. No oculta sus inclinaciones por AGE, candidata a formalizar un pacto de cara a las autonómicas. Y ante cualquier comprometida respuesta su mensaje es de manual: dependerá de lo que digan los comités.

:::: SABADO ::::

Te puede interesar