CRISTO HOY

|

Por no tener RH negativo, aunque descendía directamente de David, los abertzales vascos lo rechazaban. También los catalanes –dentro del sueño quimérico que ofrecía cambiar piedras por panes- se consideraban muy “seny”, respecto “el euro es el euro”, frente aquel patán medio revolucionario y su afirmación sobre los ricos y los camellos que entrarían antes por el ojo de una aguja. En la vida estas cosas se pagan. Valen mientras uno sea pacifista intrascendente, embaucador de cuatro iluminados, pero en cuanto desequilibra la estabilidad social los mandamases tiemblan ante el fin del statuo quo.
¡Manda chover en La Habana que un santón se declare amigo de las prostitutas, defienda a la adúltera de ser lapidada, consuele a María Magdalena y llore la muerte de Lázaro con su hermana! He aquí un feminista absoluto! Sin acudir a políticas sufragistas, igualdad jurídica de la mujer con el varón o salvaguardar la violencia de género… Paz y autenticidad. Humildad para entender cosas sencillas que escapan a los sabios. Doctrina universal –extensiva a los españoles– cuando Él era judío abertzale o, desde otra perspectiva romántica, país catalán. Un peligro latente. Había que situar su cabeza en el centro de la diana. Sentencias constitucionales incumplidas. Inmersiones lingüísticas. El sumo sacerdote Garzón olvidando el expediente “faisán”. El letrado Arturo Mas archivando las corrupciones y tropelías de su comunidad. En el huerto de Getsemaní se oraba y Pedro dormía y los radicales extorsionistas firmaban con el nefasto ZP su victoria y el estatuto que tremolaba la señera… Turbas armadas con pistolas y mentiras. Treinta monedas malditas. Elegidos los Barrabás de Juana Chaos y Bolinaga a las víctimas del terrorismo, clavadas en cruz de olvido, mientras gritan: “Elí, Elí, lama sabaktani (es decir: Gobierno, Gobierno, ¿por qué me has abandonado?).

CRISTO HOY