Horas extra al estilo de EEUU

|

El Gobierno montó un sistema que trae de cabeza a empresarios y empleados para realizar un control horario de los trabajadores. Se trata de evitar que se hagan horas extra sin remunerar, aunque, al final, parece que algunos asalariados tendrán que trabajar un poco más, ya que se les descuenta hasta el tiempo que gastan en fumar o acudir al baño. Este sistema no debe funcionar en Estados Unidos, donde las horas extra deben de ser de pago automático. Tanto es así que un mecánico de American Airlines debió de pensar que le vendría muy bien una pequeña inyección económica a final de mes y, ni corto ni perezoso, decidió sabotear el sistema de navegación de una aeronave para tener que prolongar su jornada laboral. El vuelo tuvo que ser cancelado pero, al final, las cámaras de seguridad pillaron al irresponsable que se atrevió a jugar con la vida de los pasajeros con el único objetivo de obtener una nómina un poco más magra.

Horas extra al estilo de EEUU