PROVOCACIÓN

|

La culpa la tienen los lentes. Los anteojos. Ya saben: los impertinentes, que eran aquellas gafas con manija que solían usar las señoras cuando estaban de moda las medidas que propone Ruiz Gallardón o cuando la gente normal le decía a los señoritos “lo que usted mande, don Mariano…”

Y es que nuestros mandamases, que andan sobrados presentando sus amargas victorias en las urnas, usan cuando les peta, aunque no venga a cuenta a la hora de contar sus cuentas, eso de “gente normal…” para buscar coartada ante sus impertinencias y provocaciones. Pero, oiga usted, don Mariano ¿es normal que Hacienda premie a quien roba y castigue a los pagadores…?.

Así, como si tuviéramos los prismáticos al revés, quedan las partidas dedicadas por el gobierno marianista a los servicios sociales…

¿Es normal que una banca-caja (o lo que sea ahora) a la vez que pierde dinero a chorros pague generosas dietas a sus consejeros mientras en la calle se manifiestan miles de ciudadanos engañados por los llamados “títulos preferentes”…? ¿Es normal la jornada de martes a jueves de sus señorías de la judicatura, mientras miles de trabajadores se “desloman” trabajando por cuatrocientos euros…?

¿es normal la situación de los registradores de la propiedad, funcionarios con IVA incorporado…?

¿Es normal retirar la ayuda de trescientos millones para atender a los dependientes…? ¿Es natural, o una provocación, reducir 1.500 millones para incentivar las contrataciones y formar trabajadores…?

¿Es normal que las tasas judiciales se disparen perjudicando a los ciudadanos más débiles…?

¿Es normal reducir las inversiones (material y personal) en la lucha contra incendios…?

¿Es normal y justa la gran amnistía fiscal que aprueba el gobierno, cuando su presidente juró solemnemente que él nunca la haría…?

Los impertinentes, digo yo… O sea colocar al revés los prismáticos o ver a través de los cristales que convienen…

Así, como si tuviéramos los prismáticos al revés, quedan las partidas dedicadas por el gobierno marianista a los servicios sociales… Y es que, como ya amenaza Marta Fernández Currás, secretaria de presupuestos, “se acabó la cultura del todo gratis…” Otra impertinencia, salvo que hable de ella y de los que ahora ellos van a amnistiar. Le cuento: una persona que conozco muy bien pagaba, como trabajador en activo, el 28% de impuestos y, como jubilado, un 18% a doña Hacienda…a cambio de sanidad, educación, justicia, infraestructuras, seguridad. Lo que el PP nos retira… Y solo llevan 101 días.

Hace falta algo más que resistir ¿Vale?

PROVOCACIÓN