EL CASO "POKEMÓN"

|

El viernes 14 de febrero del 2014, saltaba a la prensa local una polémica noticia de la que se hacía eco “El Ideal gallego” (ver diario) acerca de estar involucrados en el “caso Pokémon”, diversos concejales del Ayuntamiento coruñés y de otras dependencias, los cuales jalonaban una lista de haber recibido diversos y variopintos regalos, enviados por “Vendex”, la concesionaria de la “ORA”.
Relacionados a unos presuntos  obsequios recibidos como regalos de navidad en los años 2010, 2011 y 2012, que la Justicia había hallado en los registros realizados en la mencionada concesionaria durante una investigación, según consta en el sumario abierto y que los concejales se excusaban en “serlo de cortesía” por parte, de dicha compañía, así como otros que se eximían de responsabilidad por haberlos devuelto. La salida a la luz de este sumario hizo mucho daño en la credibilidad de todos los agraciados y puso mucha sombra y sospecha en todos ellos, que pertenecían o pertenecen a los respectivos partidos del PSdeG, BNG y PP.
       Los personajes dedicados principalmente a la política, deben ser como la mujer del César; “no sólo tienen que ser honrados, sino que tienen que parecerlo”.
Este es el principio de la honestidad y sentido común en todos los órdenes del servidor público electo en las urnas. A escasas semanas de una nueva cita electoral, es de suponer que los partidos hayan tomado nota y eviten llevar en sus listas a sospechosos de imputación y que sus líderes estén limpios sin una sola mancha moral en su carrera política, para que sean creíbles.
Un imputado no es culpable hasta que lo dictamine el juez, pero ante la ciudadanía es sospechoso de haber cometido algo irregular o inmoral con arreglo al cargo que ocupa ó haya ocupado, por tanto su imagen tiene que ser públicamente impoluta, para evitar los casos que tanto asquean a los ciudadanos y de los que nadie dimite de su respectivo cargo, hasta que el partido le dice que ya no es de su confianza y acaba por marcharse, pero no por iniciativa propia.
Para Carlos Marcos, lo acontecido con este escándalo que salpica a las dos últimas corporaciones. “Si tuviesen un poco de coraje se irían para sus casas y dejarían la política y con ello harían un gran favor a la regeneración de la vida pública, tan precisa de ejemplos como de servidores”. Por eso Unión Coruñesa aboga por la ejemplaridad del trabajo bien hecho y de la seriedad en el cumplimiento de hacer las cosas claras y transparentes, este es nuestro ideario, según palabras del líder coruñés.

EL CASO "POKEMÓN"