Putin tiene vacuna y una hija valiente

|

No había duda alguna de que la vacuna del coronavirus era la nueva manifestación de poder de los países. Una carrera tan parecida a la que fue en su día la de la conquista del espacio que hasta Putin, que no es precisamente el más sutil, ha llamado a su vacuna “Sputnik-5”. La satisfacción de ser el ganador de la competición internacional hasta le impulsó a hablar de su vida privada y contarle al mundo que una de sus hijas ya ha probado el que esperan que sea el remedio para evitar los contagios. Aquí es donde medio planeta se enteró de que el líder ruso tiene hijas –dos, en concreto– y de que tan seguro está del trabajo de sus científicos –esos de los que se sospecha que robaron sus investigaciones a otros del Reino Unido y Estados Unidos– que hasta permite que sangre de su sangre sea inoculada con una vacuna de la que muchos creen que se ha registrado demasiado pronto. Pero había que ganar.

Putin tiene vacuna y una hija valiente