Los trolls de las vacunas

|

LOS rusos, como no hablan gallego, jamás dirían de alguien que traballa arreo, sino que hace un trabajo stajanovista, que venche sendo o mesmo, pero en versión de por allá. Y precisamente así de fatigosa es la vida de los trolls rusos, no descansan. Influyeron en las elecciones de EEUU para que Hilaria no pudiese ganarlas; dieron alas a los independentistas catalanes; hasta se volcaron con la Marea, nasía pa’ganá, y llenaron Twitter con mensajes escritos en cirílico del pelaje: #ConfiamosNaMarea” o “#ConfiamosNaMarea. En Moscú se detuvo a una mujer que ordenó el asesinato de su madre”... Pero ahora se ha sabido también que inundaron las redes sociales con información falsa sobre las vacunas; por supuesto, advirtiendo sobre su inutilidad. A ver si fueron ellos los que le lavaron el cerebro a Lidia Senra, excapitana de los labregos e gandeiros nacionalistas de la nazón de Breogán que ahora ejerce como eurodiputada, cuando le dio por el rollo antivacunas... Ya parecía mucho que lo hubiese pensado ella sola.

Los trolls de las vacunas