DE USOS Y COSTUMBRES…

|

Nos recordaban que “la coña” del cambio horario, hoy en uso, es otro de los legados de Franco que cambió el huso horario para “pelotear” a Hitler, rigiéndose España por la hora de Berlín cuando nuestro huso horario se establecía a través de la hora de Londres. Franco prometió cambarla al finalziar la guerra…
Estos días “El País” nos recordaba que la sombra de Franco, los usos y costumbres del franquismo, era alargada y ahí continuan los privilegios de la Iglesia, las bases norteamericanas, la intimidad del poder político y judicial, incluso las cacerías-monterías donde siguen cerrandose los negocios entre la clase dirigente (poder, finanzas, etc.) que acaban en los juzgados con nombres sonoros como Gürtel, Púnika, Zeta, etc…
Y desde el auto de Ruz los papeles son del PP que durante dieciocho años sirvieron para un uso ilícito. Viene a ser un nuevo capítulo de aquella época, la larga noche de piedra, donde campaba el estraperlo, las componendas, la prevaricación y el asalto a las instituciones… Y es que (en opinión de Pedro J.) el Partido Popular lleva casi dos décadas haciendo trampa, engañándonos a todos, alternando el juego limpio en la política,  sustituyendo las redes de favoritismo del régimen franquista en cohechos, comisiones, mordidas…
Vuelven los usos y costumbres de aquella democracia orgánica? Vamos, además, de seguir aguantando un huso horario que no tiene sentido…
Realmente nos llevan al pasado con la contestada ley mordaza, la reforma del código penal, la ley de la “devolución en caliente” de los emigrantes, el indulto a los presos a golpe de tambores y a través del dedo de cofrades y curas…
¿Políticas bolivarianas? ¿ Nos acercamos a los países más respetuosos con la ONU? No… seguimos la senda de “la nueva China”, que va a dirigir el nuevo orden mundial. Ya nos apuntamos –a última hora, eso si– a los fundadores del Banco Asiático de Inversión.
Por cierto la ONU reprendió a España por no extraditar a Argentina a diecisiete excargos franquistas y nos va a examinar otra vez, sobre el cumplimiento de los compromisos adquiridos a favor de los derechos humanos, pues no estamos al nivel del estándar internacional…
Así que tenemos por un lado el huso (ahora con hache) que rechazamos y los usos y costumbres franquistas que repudiamos…
Y ellos nos engañan como a chinos…

DE USOS Y COSTUMBRES…