Alborada del Albariño

|

ceñidos por el creciente rumor de su divino jolgorio avanzan los dionisíacos séquitos por los tortuosos rumbos de las sarmentosas cepas. Felices pámpanos adornan sus cabezas y gráciles alas sus alegres pies.
De Oubiña, los de: A Abelleira, A Cereixeira, Balsiña, Bouza de Padrón, Bouza de Rei, Casanova, O Campo da Vila, O Loureiro, O Outeiro, O Sobreiro, O Tombo, Río Pequeño.
De Vilariño, los de: A Bouciña, A Laxe, A Modia, A Telleira, A Xesteira, As Quintáns, Cuiña, Fornos, O Cruceiro, O Sineiro, Cacabelos, Casas Novas, Cortiñas, Covas de lobos, Samieiro, Santo Antón.
De Castrelos los de: A Barca, A Bouza, A Cereixeira, A Revolta, A Valada, A Xesteira, As Quintáns, Baltar, Lourido, O Adro, O Castriño, O Couto de Abaixo, O Couto de Arriba, O Facho, O Outeiro, Sartaxes, Serantellos.
De Corvillón los de: A Cabana, Cortiñas de Abaixo, As Laxes, Os Montes Outeiros, Os Muíños, Refoxos, O Ribeiro, O Río da Ucha, A Seca, Tragove, A Veiga, Xieles.
En Cambados los esperan los de, Santo Tomé do Mar y Santa Mariña Dozo, para entrar ungidos de gozo y en sano y natural desorden en la regia Plaza de Fefiñáns, donde se diluyen sin misterio en esa humanidad que danza sin fecha en la eternidad, a los acordes del manso orballar del Albariño, que escancian, con mimo de desposados, en copas que les cuelgan del corazón, y aquel que cae del salino universo de palabras con que lo invocan, y que les evoca el dulce rumor del mar y del amor.

Alborada del Albariño