Se confirma la peor de las sospechas

|

Más de un año después de búsqueda incansable, de insistir para que no cayera en el olvido, de enviar mensajes a través de cada medio al alcance y de no perder las fuerzas, a última hora de la tarde del miércoles se encontraron unos restos óseos en la zona en la que había desaparecido Yago de la Puente. Dos días más tarde, la confirmación que nadie quería que se diese: pertenecen al joven coruñés. Se cierra la puerta de la esperanza y solo queda el mínimo consuelo de acabar con la incertidumbre. Hay mucho que aún no se sabe, pero lo realmente importante ya es un hecho. A pesar del dolor, las palabras de los familiares han sido de agradecimiento por el apoyo recibido durante todos estos meses. Ojalá el mensaje hubiese sido otro, con final feliz. Que la tierra le sea leve.

Se confirma la peor de las sospechas