Corrupción

Alguien dijo en una ocasión que el primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es que “el fin justifica los medios”. Así nos encontramos con que la inmoralidad, la carencia de ética, la pérdida de valores y la falta de respeto por el otro es evidente en una sociedad cada vez más corrupta, donde predomina el beneficio personal a través del abuso del poder político, social, económico...

El virus de la corrupción se adueña de la sociedad actual convirtiendo en algo habitual que un individuo sea más respetado cuanto más corrupto sea. A través de ese abuso de poder “adquiere” (se apropia indebidamente) los bienes materiales o monetarios que son patrimonio de toda la sociedad. Por eso la conmemoración del Día Internacional contra la Corrupción nos debe concienciar de que esta “enfermedad” no distingue entre clase social, cultura, profesión, ni entre lo público ni lo privado.

La corrupción empobrece a cualquier país, crea diferencias sociales, perjudica la justicia social y se apropia de los recursos públicos en beneficio de unos pocos caraduras. Todo vale con tal de enriquecerse a costa del bienestar general, además se hace de manera consciente como si fuese una tradición, que nos llega de herencia familiar; de lo contrario si no entras en el círculo, o eres un tonto o de otro planeta del sistema solar.

Corrupción

Te puede interesar