Acoso laboral

|

El acoso laboral o “mobbing” es la forma moderna de llamar a lo que toda la vida ha sido que el jefe o superior inmediato “putea” a un trabajador. Por desgracia viene siendo una práctica habitual en algunas empresas. Son acciones que hay que denunciar antes de que se enquisten y acaben en casos de angustia, ansiedad o depresiones crónicas. Se producen, habitualmente, por comentarios hostiles y humillantes hacia el trabajador o mediante descalificaciones profesionales, expresadas en presencia de los compañeros.
Desde hace unos meses, están abiertos en una institución pública de O Barbanza unos expediente disciplinarios por un claro “acoso laboral” por parte de algunos responsables del centro público, con el apoyo silencioso de varios compañeros de trabajo (actuando como vasallos y perritos falderos del jefe) de la persona acosada. Se destruye la autoestima del profesional a través del trato discriminatorio respecto a los demás empleados en cuanto al otorgamiento de derechos y prerrogativas laborales y la imposición de deberes laborales, que no se corresponden con su categoría profesional.
Incluso, con los perjuicios que supone para los usuarios de ese centro público (que somos todos los ciudadanos), se le deniega al trabajador el suministro de materiales e información indispensable para el cumplimiento de la labor profesional. Todo ello con la intención de que cese voluntariamente en el trabajo. Son actos que no se pueden dejar impunes, pues mañana podrá ser cualquier otro trabajador y mucho más cuando estas situaciones tienen lugar dentro de organismos públicos.

Acoso laboral